el valor de una promesa.

Detengámonos un segundo a pensar en la cantidad de promesas que podemos hacerle a otros en un solo día.

Voy a señalar algunas como simples ejemplos que ocurren con mayor frecuencia de lo que pensamos en la vida diaria:

- a la nana: a mi regreso le traeré el aceite para freir el pescado.

- a los hijos: mañana vamos al parque.

- a la amiga: estoy en una reunión, te llamo cuando salga.

- al amigo: espérame en el café de la esquina a las 17:00 horas.

- a la pareja: esta semana comenzamos a ir al gimnasio.

- al compañero de trabajo: el viernes nos juntamos y nos tomamos algo.

Podría seguir listando un sin número de promesas que brotan de nuestras bocas, casi en la medida en que la abrimos para decir algo.  Pero, ¿qué significado tiene esta promesa?¿cómo trastoca la promesa hecha el mundo de la persona a la que le hacemos dicha promesa?.

Volvamos a uno de los ejemplos citados anteriormente.   Si yo le prometo a alguien que lo veré en el café de la esquina a las 17:00 horas, se pueden presentar varias situaciones, las cuales transforman el mundo del que recibió esa promesa.  Una de ellas, por ejemplo, es que yo no llegue a las 17:00 horas, si no que llegue a las 18:00 horas.  Podría ser que yo no nunca llegue, por alguna razón.  También podría darse que llegue con otra persona.  En cualquiera de los casos, hay una promesa que no se esta cumpliendo. Pongámonos en el lugar de mi amigo.  ¿qué pasará en su vida si es que no llego nunca a la cita señalada?. 

Podrían ocurrir un sin fin de eventos o aflorar una serie de sentimientos o estados de ánimo como como por  ejemplo, ¿desilusión?¿ansiedad?¿rabia?¿tristeza?¿gasto dinero?¿viajó desde un lugar lejano?¿suspendió alguna reunión o la pospuso?¿me tenía alguna sorpresa?¿necesitaba conversar? y quién sabe cuántas más.

La acción de prometer, tiene un impacto tan grande en el resto, pero nosotros estamos ciegos, a veces, ante esto por lo que nos vamos de promesa en promesa, cambiando vidas, causando estragos (de todo tipo), sin siquiera medir o conocer lo que estamos haciendo.

Una promesa es una promesa y hay que cumplirla, pero, ¿y si no puedo por alguna razón?.  Nadie dice que las promesas no se puedan repactar.  Es decir, tenemos la libertad para cambiar la fecha y la hora del café. Es mejor repactar una promesa que no cumplirla.  Lo primero te da valor e identidad, lo segundo.....bueno, ya lo describí.

Ahora, cuidado con distinguir efectivamente una promesa de una afirmación o cualquier otra cosa.  Hay veces en que las personas escuchan promesas donde estas no existen.  Las promesas en general, van asociadas a plazos, fechas y lugares.  "Juntémonos", una palabra muy usada en Chile cuando te encuentras a alguien. ¿Es una promesa?.  Bueno, te lo dejo de tarea, de manera que cuando encuentres a alguien y le digas esto, sepas que tiene consecuencias....

 

|

Comentarios

Una promesa, es una primesa y deberia cumplirse..... Ser leal a la palabra... Es ser responsable con uno mismo y con la otra persona..

Las promesas no se hicieron para romperse..

Sino para brindar seguridad confianza...

Te prometo que mis escritos te harán revivir aquellos momentos que has vivido, te prometo esto y aquello.

Te prometo que el sol de cada mañana será tuyo para siempre.....

Cuantas promesas incumplidas, cuantas vivencias que llevan a prometer como si nada más en el mundo importara, solo eso. Las situaciones que te llevan a prometer son situaciones que quieres hacer perdrar para siempre, es respuesta de que en verdad ese sentir de ese momento llega tu corazón. Pero luego pasan las horas, los dias y las montañas cambian de posición, las situaciones se diluyen y los sentimientos cambian, es entonces cuando la promesa pierde su fuerza y no se cumplen.

Será que las promesas se hacen en un estado similar al de embriagues?, o se hacen conscientemente, pensando en lo que podré cumplir.

Las promesas que hago a mis hijos tienen un carácter cuidadoso pensando en lo que podré cumplir.... por que no todas las hago pensando en eso? 

Las promesas para mi son sagradas, mi mamá me enseñó eso, tengo cuidado en prometer la mayoria de las veces.... soy humano también.

Existen otras culturas mucho más ligth en este aspecto que las Chilena.

Será que el valor de una promesa no es más que el reflejo de la calidad de la persona que promete?.

Buen punto para reflexionar, muchas gracias, lo dsifruté, recibe mi afectuoso abrazo por favor, te prometo que.......

-----------------

una promesa y otra más, prometer y prometer será que podré vivir con tanta carga que cumplir?

 

 

P rometer no cuesta mucho dicen

R ealmente nadie sabe lo que es un compromiso

O tros prometen y prometen... hasta..

M as yo creo cumplir las mias cada día

E ntonces que es una verdadera promesa

S i no un deber que trae consecuencias

A quien le gusta que no cumplan compromisos

S olo nunca estaras si cumplieses todo ello.

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar