¿El corazón o la razón?¿nos falta voluntad?

Sabemos que el corazón es un órgano musculoso y cónico situado en la cavidad torácica, que funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo.  Sí, es un músculo, que al igual que otros de nuestro cuerpo, recibe señales del cerebro para realizar contracciones voluntarias.

Y hago esta introducción porque con tanta frecuencia escucho a personas, mujeres u hombres, decir, "sentí una puntada en el corazón cuando la vi", "me llegó a doler el corazón de la emoción", "quiero olvidarlo pero el corazón no me hace caso", "estoy sufriendo y se que esta mal pero el corazón se manda solo", "se que debo no debo quererlo pero el corazón, ya sabes...", "lo correcto es ir a ver a mi madre, pero sentí una corazonada que me dijo que no vaya".  ¿Cuántas veces han escuchado o pronunciado estas frases o otras muy parecidas?.

¿Por qué afirmamos que el corazón se manda solo?.  Vimos que en la definición inicial, y quizás alguien del área médica pueda afinarla mejor, encontramos que el corazón es un músculo que obedece al cerebro, entonces, ¿por qué suenan estas frases como si uno fuera independiente del otro?, ¿por qué pareciera que uno le quisiera torcer la mano al otro?, y, por qué a veces hacemos cosas "incorrectas", siguiendo los impulsos del corazón.

Pero, no me mal interpreten. Mi revisión se aplica a todos los ámbitos.  Un ejemplo de ello es mi querida y amada hermana.  Repentinamente la escucho diciéndome que no va a gastar ni un peso porque tiene que ajustarse el cinturón, y cuando llega del trabajo en la tarde, viene llena de bolsas con compras de zapatos, carteras o ropa.  Cuando le pregunto si ella no era la que se iba a justarse el cinturón, me contesta muy alegre que tuvo una corazonada y que gracias a ella encontró las mejores ofertas!!!.

¿Qué tal lo que a continuación les cuento?.  Una persona de 35 años, con quien encontré accidentalemnte, me contó orgullosamente que se había hecho una operación para corregir sus arrugas.  Creo que mi cara de horror fue tal que sin que se lo pidiera me explicó científicamente y con detalles el por qué de su decisión.  Después de media hora de argumentación, la conclusión que ella misma obtuvo fue que en realidad, sabía que no era tan necesario y que a lo mejor si dejaba de fumar y hacía ejercicios, hubiese tenido los mismos resultados.  Pero lo brutal de esta historia ocurrió cuando me dijo, "es que me falta voluntad para hacerlo" y preferí esta alternativa.  A pesar de la libertad y que esta en su derecho, no pude evitar preguntarme por qué la razón nuevamente se ve doblegada a la voluntad o a lo que dice el corazón. 

¿Será que los seres humanos venimos condicionados y todo esto es parte de nuestra naturaleza?, ¿será que es genético?, ¿será que nos crían de tal forma que entendemos esto desde que llegamos al mundo?.  No tengo la respuesta, ni quiero buscarla por no ser la más idónea para ello.

Por último, inevitablemente, tengo que terminar citando a Gilberto Santa Rosa, un incríble cantante cuya letra de su canción "Conciencia" dice:

"...la conciencia me dice que no la debo querer,
y el corazon me grita que no puedo.
la conciencia me frena cuando la voy a tener
y el corazón me empuja hasta el infierno,
al abismo dulce y tierno de sus besos.

cuando se frena el querer del corazón
y la conciencia no tiene la razón,
no valen los consejos.
cuando se prueba del fruto del querer ,
cuando se aprende a sentir más de una vez,
no queda más remedio,
que darle cielo y alas al amor
y hacer de lo dificil lo mas bello...

la conciencia me dice la debo olvidar ,
y el corazón me grita que no puedo,
la conciencia no entiende
que no se puede hacer más,
cuando te vuleves preso de unos besos,
del te quiero del corazón..."

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar